Vos sos un cagón, un manteca, no salís a chantar porque te derretís al sol, jajaja, uhh, cuando yo tenía tu edad hermanito, ¡pum! Me tiraba de todos la- dos. Mantecol. Yo de guachin ni los medía dos veces a los gaps. Que se ponen a sacar cuentas, tirados en el piso midiendo vaya uno a saber qué.Como escuché decir a un pro de afuera: la mirada del golfista y que si pico acá, antes de esta línea y salto tres baldosas, entonces voy a caer en la que te parió… !a mi dejame de joder!El skate para mí es simple.Una tabla, cuatro ruedas. Fácil no, pero simple. Hay que ir rápido. No hay mucha más técnica. Esas boludeces dejáselas al robotito O’neill, vos tenés que ser una máquina, como Milton, el mejor del mundo papá.Preguntale si no hay que ir rápido, mamita. Tenés que patear con todo, bien a fondo y ahí, dos veces más.Vos sos un manteca, como esos, esos que siempre le echan la culpa a algo. Que la tierrita, que se me traba, que el seguridad, que si me van a echar, que ahí no se puede patinar, que ponen cara de que piensan algo y hacen con las manos así y asá. Te digo una sola cosa: se untan solos esos derivados grasos. Se derriten.Eso son. Yo ahora porque ya no me revoleo más. Donde dejas un tiempo, tirarte es otra cosa. Ahí donde se corta, cagaste. Si hoy me tiro de una escalera de siete ya me duele todo por un mes.

    Cuando eramos guachos lo que hacíamos era empezar en la de cinco y de ahí a la de siete. Después nos íbamos a la de diez. Te hablo en plural pero de la banda, a la de diez, sólo venían Shimi y Favo; capaz el Cabe o Santos algún que otro día. Pero claro, todos los días saltando, revoleándonos, así quedamos, te pasa factura.

    Cuando no sabías qué prueba hacer o no bajaba nada, era solo ir y saltar de ollie, o ni saltar, ir rápido y pasar de manual, así como flotando. Lo mismo que darle a las barandas de ese Teatro, era un show el que armábamos.

    Una baranda chupada corta que no te devolvia ni un poquito de la sensación de deslizarte. Donde entraba el trick, ya lo tenías que estar sacando. Creo que por eso nunca me terminé de animar a las barandas grandes. Pero de los gaps enormes, de esos sí que me tiraba. Preguntale a la banda, averiguá si no me crees, la calle no miente paps. El único que me quedó pendiente es el gap de la muerte, el Leap Of Faith argento, del que se tiró Shimi. Dicen que Milton midió pero no se animó.

    Son como 23 escalones pero antes tenés que picar bien alto para saltar la baranda, no es joda. No, no, yo no me tiré porque Shimi lo miró primero. Mirá, ni Milton se animó y yo te digo que no lo medí bien porque viste como soy, si lo mido, me tiro. Shimbo se revoleó con todo y yo… bueno, yo no me animé, pero casi que para no faltarle el respeto te diría.

    Ya vas a entender de eso, pero no está bueno quemarle las pruebas a tus amigos.

    Pero hace unos años nomás me revoleaba con todo, creo que de quince fue la más grande, capaz más eh. O sea, si eran quince eran de los escalones grandes, no te digo gradas pero escalones grandotes, esas escaleras que te cansan para subirlas.

    ¿La de quince de ingeniería? No, ahí fuimos pero la verdad que ya estaban hechas las que me gustaban a mí. Yo como te digo, tampoco hubiera podido hacer hardflip o algo así muy sofisticado, un flipaso histórico como Nani capaz, no sé… Yo era más rústico, ollie, algún backside 180. Pero eso sí: de la altura que vos quieras hermano. No la pegué por eso capaz, porque sabían que si me daban sponsor y me decían tirate de un tercer piso, me tiraba. Un loquito, como el Homoki, el Jaws. La verdad que patinamos muy similar, pero él también anda en rampa que yo capaz ahí flaqueo.

    Bueno hermanito, ¿seguro ya te vas? Si nos estamos cagando de risa, tenés que escuchar a los más grandes cuando te hablan pibe. Bueno, gracias, gracias por pasar a saludar, pero acordate, tenés que pedirle más. No la midas tanto y no dudes, que si dudas, cagaste. Yo te quiero porque veo que patinas bien, aprovecha ahora que sos guachín, porque después cuando te querés acordar sos un viejo de mierda, como yo, y ya no te podés revolear más. ¿Cómo? Dale, amiguito, gracias, sí, 25 cumplí, 25 pirulos, un viejo como los trapos.

    Texto Tomi Lluna – Ilustración Amadeo Zago