Un proyecto que tomó casi 5 años completar, no por su nivel de dificultad, sino porque no paraba de crecer.

    Juan Vazquez nos cuenta de primera mano todo el desarollo de este ambicioso proyecto que involucra 3 ciudades y 5 años de trabajo.

    La Triple Alianza es mi primer corto relacionado a la patineta.

    Puedo ver al skateboarding como una herramienta que me presentó a muchos colegas creativos, varios de mis amigos mas cercanos y que me ha ayudado a desarrollar la fortaleza para pararme y volver a intentarlo después de fallar una y otra vez (la historia de mi vida).

    En esta pieza se registran 3 de las ciudades en las que viví durante 2013 y 2018: Buenos Aires, NYC y Montevideo respectivamente.

    La música del proyecto también es original, junto a Juan BraNicolas TaparauskasFederico MolinariRoly Chamber (8) y Angel Gines desarrollamos las frecuencias que se escuchan a lo largo de estos 30 minutos.

     

     

    BUENOS AIRES

    En el año 2013, me mude a Buenos Aires, ahí fue cuando comenzó el proyecto y al mismo tiempo mi relacionamiento con el mundo del filmmaking. Vengo del palo de la post-producción y las artes visuales, por lo que agarrar una cámara y empezar a filmar lo sentía mas como una necesidad que un capricho.
    Empecé a filmar cada sesión que salíamos y acumular material pero sin ningún objetivo claro, simplemente filmar para disfrutar las sesión y listo. Al mismo tiempo empecé a conocer a muchos de los chicos que estaban metidos en la movida, de los cuales varios se convirtieron en amigos súper cercanos, creo que eso era una motivación enorme para seguir saliendo a filmar cada sesh.  Seguí acumulando un montón de material, pensando en hacer un edit de Baires, pero el tiempo seguía pasando, el material se seguía acumulando y yo no estaba editando nada. Para el 2014, me presente a un concurso de video de VANS Arg. que el premio  era un pasaje a NYC. En enero de 2013 (antes de  radicarme en BA) había conocido NYC por primera vez y me había partido la cabeza, por lo que me presenté con muchas ganas a ese concurso, de pedo gané y salió la onda, cuando quería acordar estaba viajando con la idea de quedarme allá.

    NYC

    Cuando viajé por primera vez a la ciudad, estaba parando cerca de BQE (spot DIY que esta debajo de un puente, súper conocido) por lo que ese era el point que iba con más frecuencia, ese y LES skatepark. De ir varias veces me hice un par de colegas. Luego me desaparecí por 2 años y medio de la ciudad y en 2015 me cobré el premio y pegué el viaje, llegué a la city con dos mangos en el bolsillo pero demasiadas ganas de quedarme.
    Seguía en contacto con los homies que había conocido allá por el 2013 y cuando vieron que había vuelto me recibieron con los brazos abiertos, y me presentaron un montón de gente, varios con los que al igual que en Baires generé una amistad súper cercana. Cuando estás  fuera de tu país, los amigos son la familia básicamente. Ya para ese entonces estaba filmando mas en serio, laburando en el mundo publicitario y demás, por lo que salir a filmar skate, era el momento mas lindo cuando agarraba la cámara sin el stress laboral y sin compromiso con nadie por ningún billete, no solo me lo tomaba mas en serio, sino que lo disfrutaba más.
    Desde el momento que entré a la ciudad sabía que iba a ser un kilombo el tema de la visa, así que aplique a una visa que fue una burocracia horrible que no se la deseo a nadie, pero entre pitos y flautas me permitió quedarme en la ciudad hasta 2017. Tenía que continuar la burocracia de la visa desde Uruguay o quedarme ilegal y no quería quedarme ilegal, así que opté por irme tranca sin hacer berrinche.

     

    MONTEVIDEO

     

    Ya en 2017 cuando quería acordar estaba de vuelta en casa, con un montón de material acumulado, sin haber editado un soto ni  lo de NYC ni lo de Baires.  Fue ahí cuando visualize el proyecto como un todo, tenía bocha de material de otras ciudades pero tenia 0 material de mi ciudad, de los spots y amigos de toda la vida, era como una necesidad imperiosa registrar eso también. Ahí fue cuando armé un concepto, le puse un deadline,  y empecé a laburar en función de un proyecto concreto. Me tomé todo el 2017 para registrar y hacer la música del proyecto con los pibes.
    En mi regreso a Montevideo volví a hacer música con mis amigos (luego de estar casi 10 años apartado de esta disciplina), por lo que sentí que ese era el momento perfecto para englobar todo, y darle una identidad personal al proyecto, le planteé esto a algunos amigos y todos se coparon al toque.
    La parte de  Montevideo también tiene bastante footage adicional que aportaron varios amigos que patinan y filman de Uruguay, de alguna manera siento que este proyecto me ayudo a conocer y hacer bocha de amigos en BsAS y NYC y al mismo tiempo poder afianzar mi vinculo creativo con mis amigos de siempre en mi ciudad natal.
    Que linda herramienta es el skate.